0
0 Items Selected
Seleccionar página

Mucho antes de que se le pusiera nombre, el colágeno formaba parte de la dieta de nuestros ancestros. Ellos consumían de forma natural una cantidad muy superior a la que muchos de nosotros consumimos hoy ya que se alimentaban de algunas partes de los animales que contienen más colágeno como son la piel, los cartílagos y huesos.

Es un producto siempre de origen animal, y generalmente lo podemos distinguir entre:

Colágeno marino

Colágeno bovino

Colágeno porcino

El colágeno, es un ingrediente seguro y natural disponible en diferentes clases. Se encuentra en diferentes alimentos como lo son el caldo de huesos o en los postres con gelatina. 

Su composición de aminoácidos comprende 18 de los aminoácidos estándares presentes en el cuerpo humano.

El colágeno, es la proteína más abundante en nuestro cuerpo, representa el 30 % del contenido total de proteínas. 

Garantiza la integridad, elasticidad y resistencia de los tejidos conectivos de nuestro cuerpo, y por esa razón, nos ayuda a mantener la forma y función de la piel, cartílagos y huesos.

La pérdida de colágeno es un proceso natural, pero otros factores como la exposición a los rayos UV, la contaminación y determinados estilos de vida, pueden adelantar o intensificar los signos de envejecimiento. Nuestro cuerpo comienza a producir menos cantidad de colágeno cuando nos acercamos a los 30 y se acelera a los 40, lo que conlleva a la aparición de los signos del envejecimiento. 

Sus beneficios para nuestra salud, respaldados por evidencias científicas, publicadas en lo que respecta a la movilidad y la belleza de la piel. Varias indicaciones de modelos preclínicos sugieren que el colágeno nos ayuda a mantener nuestros huesos sanos y fuertes. 

El colágeno que añadimos a nuestro Yogurt Griego es Hidrolizado, lo que quiere decir que este ingrediente se hidroliza, lo que hace que el colágeno se vuelve más digerible y biodisponible en nuestro cuerpo.